Pequeños lectores:

Papa’ , mama’, abuelito o abuelita leerán los cuentos que más te gusten para que duermas y sueñes con las hadas, el perrito Tato o el caballito y los animales del bosque .Con ellos y muchos otros personajes aprenderás la importancia de tener un amigo, conocerás el valor de los sentimientos , preguntaras acerca del respeto a tu nombre, a tu nacionalidad . Querrás esforzarte para ver si tu deseo se cumple o tu sueño se hace realidad y descubrirás que los niños por ley, están protegidos.
Podrás dibujar sobre los cuentos o los sueños que generen. ¿Imaginas lo que sentirás cuando compartas este espacio con otros amiguitos? ¿Imaginas el momento en que se disfrute el dibujo junto a papa' y mama' , abuelito o esa persona que te cuida, esta' a tu lado, te protege y tanto te quiere?
La hora del cuento siempre será la que decidan tu y tus papas, abuelito, un familiar o simplemente con tus amiguitos. Puedes estar seguro de que los mayores regresaran con una sonrisa y al hacer realidad vuestro deseo, demostraran una vez más que para las familias, los niños son… su tesoro más hermoso. De eso, no te puede quedar la mas pequeñita duda. Si no , visita al osito Polote y comparte con el , su historia...


martes, 10 de abril de 2012

Home » » ABUELITA EUFRACIA

ABUELITA EUFRACIA




Eufracia se presenta.

Quiero presentarles a Doña Eufracia, pero todavía no sé cómo...Si, ya sé que necesito un  poco de tiempo, la verdad es que no debería sorprenderme porque siempre me sucede; aunque después... ¡Já!  No sé cuando parar.
Bueno, se dice que si una va a contar algo, debe comenzar por el principio ¿no?. Entonces, lo mejor es hablarle sobre Eufracia, a fin de cuentas sin ella no hay historia, y si no hay historia ¿Qué hago escribiendo? Pero si no escribo, ustedes no se enteran y es precisamente lo contrario a lo que yo deseo. ¿Ven?, ya armé el lío. Menos mal que estaban advertidos. ¡Caracoles!
Pues bien, lo más acertado será decirles de una vez y por todas quien es Doña Eufracia o mejor Eufracia a secas, porque no le gusta nada  eso de "Doña" y con razón.
Eufracia y ahora si, es una personilla que por la edad, puede considerarse  su abuelita,  por temperamento una adolescente y por dulzura una niña. Se lo digo yo  que  la  conozco ¡muy bien! . 
Vive en la casa más antigua del barrio, rodeada de un hermoso jardín con muchas plantas y mariposas. Le gusta el trinar de las aves, la llegada del rocío y la compañía de Héctor, su amigo de la infancia. Juntos se cuentas historias y disfrutan  las veladas de muchas maneras: escuchan la radio, leen un libro, admiran una buena obra de arte y discuten sobre deporte  aunque son espíritus afines, sobre todo porque aman a los niños.
 Y de niños se sienten las voces en su antiguo portalón, después que el viejo "Cucú" de madera marca las cinco campanadas. ¿Imaginan por qué? ¿No? Pues se los voy a decir. Eufracia, relata cuentos que encantan.
Claro, antes  no era así. 
Fíjense, los vecinos la quieren mucho, pero su esposo era un hombre muy refunfuñón y no deseaban molestarle. Don Herminio falleció y desde entonces se abrían los amplios ventanales con el primer rayito de sol . Pero nadie se atrevía a visitarle, por el respeto que le guardaban al difunto. 
Sin embargo, Eufracia no era feliz, porque se sentía muy sola.
 Necesitaba  amigos , por eso se le ocurrió llamar a Héctor para que la visitara, dicho sea de paso un abuelito que es un amor. Entre los dos comenzaron a pensar en la forma de arreglar aquella situación. 
Y ….
Quiso la casualidad que un hecho vital proporcionara los medios para lograr sus  objetivos.
 Bueno, en realidad eso pasaba todos los años, pero Eufracia no había reparado en ello hasta ese día. Y gracias a la genial idea fue feliz.
Me doy cuenta de que aún no entienden. Por supuesto, tengo que ordenar mis elementos ¡Caracoles!...¡Ah, cuidadito con dudar ¿eh?! 
Las cosas sucedieron tal como las digo y escribo en este diario de color azul del cielo con nubes blancas y  no vino a contarme ningún pajarito...¡Nadita de eso! 
Lo que pasa es que aún no les he dicho que  Eufracia... soy yo.
Se convoca a una reunión.

Tomamos limonada en la terraza, mientras conversábamos sobre el mismo tema. Héctor vive a tres casas de la mía. A los diez minutos exactos de haberse marchado, me llamó por teléfono con urgencia. Emocionada por la noticia, le pregunté discretamente:
_¿Cómo es eso?
_ Como te digo. Mi hija recibió la citación. Esta noche se reúnen. 
_  Quiero estar presente.
_   Allí nos vemos, a las ocho.
Y sin más preámbulos colgó. 
“De ahí en adelante mi tranquilidad se vio perturbada, hasta que el reloj de la sala marcó la hora: 7 : 55  pm
Sin ánimos de espera, cerré la puerta tras de mí, para encontrarme con Héctor en el lugar acordado…”
La reunión había sido convocada por el consejo a petición de las madres trabajadoras. El problema tenía un  nombre y dos apellidos. Se llamaba: “Semana de Receso Escolar”.
La situación estaba dada porque desde hacía algún tiempo se esperaba para el transcurso de esa semana la formación de un círculo infantil especial, en el cual los niños fueran atendidos cuando recesaban a media tarde las actividades extraescolares y de recreación que cada plantel educativo planificaba. 
En dicho "círculo infantil especial", debían permanecer  hasta que los padres culminaran su horario laboral y  regresaran del trabajo. Se estaba aproximando el ciclo vacacional sin que se materializara la solución del problema.
_ Por ejemplo, yo misma- decía Rosa- me los puedo llevar un día, pero no lo permiten la semana completa.
_En mi centro de trabajo es igual, claro los  entiendo. ¿Qué pasaría si todos los padres hacen lo mismo?
_ No hay quien trabaje. Se  nos  iría  el día detrás de los muchachos.
_ En mi caso yo no lo autorizo ¡ni loco! - exclamó el director de la cafetería.
_Necesitamos una provisional guardería infantil – comento’ Omar .
 Entonces Eufracia,  tímidamente pidió la palabra. 
_Yo... propongo; que alguien se encargue de los niños  aquí , durante esa semana... 
_ Sería la perfecta solución- dijo el presidente con desgano- pero ¿quién? ¿Dónde está la persona que los cuide?
_ De cuerpo presente, hablando con usted.-ratifico’ la abuelita.
 "Ábrete Sésamo"- pensé por un momento mientras anonadas, todas las miradas con cierto brillo de esperanza estaban fijas en mí.
_ ¿Usted... sabe lo que está diciendo Doña Eufracia?
_ Pues... sí.
_ Son alrededor de doce niños.
_ Pero ella no va a estar sola.
Héctor se había puesto de pie y me apoyaba . Yo sabía que no iba a fallarme y menos ahora, en el momento más oportuno.
_ Me ofrezco para ayudar. Todos saben que estoy jubilado y punto aparte… me encantaría ocupar el tiempo libre, en algo útil.
El peor momento ya había pasado. Las madres  aliviadas agradecieron la propuesta. Ofrecí mi propia casa como "cuartel" para la infancia. 
Quedaban por discutir pequeños detalles; lo del  horario y las meriendas.
El  horario sería por la tarde, después de las 4 y 30. 
“En el  caso de las meriendas, algunos ofrecieron colectas de dinero, otros mandarlas desde la casa de cada cual, pero yo no estuve de acuerdo por un problema de ética personal. Los niños debían merendar todos por igual. Entonces el consejo de vecinos  acordó proporcionar lo necesario y  limados los inconvenientes, el acuerdo quedó aprobado por unanimidad. 
Yo estaba contenta, pero la cosa no era tan sencilla como en un principio imaginé...



Se hacen planes. Prueba primera.

Hacía par de horas que Héctor y yo trabajábamos sin interrupción. 
Hicimos el listado de los niños con sus respectivas edades, intereses de cada cual, motivaciones. Estábamos muy  entusiasmados porque al fin, de risas infantiles en pocos días mi casa estaría llena. 
“Me refería a este aspecto, cuando a Héctor se le ocurrió una idea que yo  puse inmediatamente en práctica.”
_ Sería lo mejor porque  en este grupo hay diversidad de caracteres, te lo aseguro.
_ La verdad...hace mucho tiempo que no convivo con niños y ...
_ Creo que debes poner a prueba tu temperamento- concluyó Héctor.
_ Tienes razón.
_ Mira, ¿qué te parece si pruebas  esta tarde con mis nietos?
_ ¡¿Tus nietos?!
_ Su madre está de acuerdo, a fin de cuentas aunque no viven en la cuadra acabo de agregarlos a la lista.
¡Caracoles! A los gemelos, yo sí los conocía, pero si iba a convivir una semana con ellos...acepté el reto.  
De entrada, al abrir la puerta sentí una sensación extraña, cuando aquellos ojillos azules me miraron. Hectico y  Elianis  tienen 6 años.
_ Adelante.
 Debo confesar que tuve cierto temor, no por los niños, si no porque sería "mi primera vez"  desde  hacía muchos años. Héctor sonrió y palmeó mi hombro para darme ánimo.
 La velada se me antojó, inquietante y seductora.
Dos chiquillos encantadores, un viejo amigo y yo. Cuatro personas dispuestas a compartir momentos quizás, inolvidables. Recordé sin poderlo evitar y con nostalgia  a mi familia; tardes que en antaño se me hicieron cotidianas.
Tuve que parar y buscar mi sillón de mimbre  para descansar un instante. El reggaetón y los ritmos modernos no son bailes de mi preferencia además, los años cuentan.
 Déjenme decirles que Elianis y Hectico se mantuvieron tranquilos en la  etapa primera: “ el descubrimiento".
  En lo que Héctor me propuso una partida de damas, los  niños se dedicaron a entretenerse, curioseando en el nuevo terreno.
 Al rato, Héctor notó mi nerviosismo. Sentía los pasos infantiles bajar y subir repetidas veces  la  escalera  de madera que da al Zaguán, naturalmente me sentía muy inquieta. 
_ He vuelto a ganar, y me asombra que lo hayas aceptado con tanta pasividad.
_ Es que...
_ No logras concentrarte.
_  L a verdad, no. 
_ Nada va a pasar, te lo aseguro.
_ ¿ Por qué no los llamas?
_ Oookey ... 
Dijo Héctor en una forma cuyo significado comprendí algo más tarde, cuando mi preciado jarrón de porcelana cayó al suelo. 
No estoy en contra de los juegos de indios y pistoleros, pero debí prepararme para las consecuencias. Sin embargo, la cara de angustia reflejada en los rostros gemelares fue superior a mis fuerzas.
_ ¡Que va  Héctor! Una hora sentados... como castigo, es suficiente.
_ Tienen que aprender a comportarse.
_  Pero no es el método adecuado. Debemos pensar porque hoy son dos, pero la semana que viene serán catorce.
Indudablemente, nos equivocamos.
Los niños no esperaban una tarde de penitencia y nosotros no habíamos contemplado que mis huéspedes, no serían personas mayores. 
Reflexioné entonces sobre el primer fracaso y tuvimos que escoger otra variante. 
Todavía algo desalentada, eché un vistazo alrededor y al ver los restos de mi vajilla china comprendí, que no todo estaba perdido. En verdad, mi segundo vistazo me sirvió de mucho. Inmediatamente, llevé a la práctica aquello que se me había ocurrido. 
Los gemelos se animaron con la idea. Héctor me ayudó con la mesa y preparamos una especie de " taller improvisado". Busqué el pegamento y comenzamos a armar el rompecabezas. 
Al final de la jornada, el viejo jarrón no lucía tan implacable como al principio pero estaba satisfecha, más porque en las caritas infantiles había desapareció la  fea sombra que los culpaba.
 Luego vino lo de la merienda y terminamos  escuchando la radio. Como les dije,  tuve que dejar de bailar. 
Con la idea, vislumbré el futuro de los  acontecimientos. Debía lograr que la numerosa visita que  esperaba la semana entrante se sintiera bien  por lo tanto,  había que trabajar en función de lo propuesto. 

                           HOME                    Seguir recorrido...
Share this Web :

0 comentarios:

Publicar un comentario

"Candy Cottage" is the result of my love of children's writing. They are stories taken from the book "The Magic Journal. Light blue with white clouds" (From my own authorship).Scripts were originally for a children's program (National channel Cubavision). Then on its own initiative to instill a love of literature, a community service. The children were read stories from the books and were asked to submit drawings which where used as the artwork for each story .Los, made by primary school students in Sao Arriba / Holguin.Cuba.

Desde hace mucho, mucho tiempo existe un lugar donde viven las hadas. A este lugar le llaman el“País de los Cuentos” y fue allí donde nací yo .

Tengo un suave pelaje del color de las naranjas, el que cubro desde los hombros con una capa de hojas verdes igual al color de mis grandes ojos en forma de avellanas. Tengo una pequeña oruguita a la que llamo : el “Ojo Mágico” ; porque lo VE TODO y que cuelga de mi cuello. Ella duerme hecha un nudito dentro de un capullo de ceda pegado a la cadena que me tejio' con gotas de rocío y expresamente para mi, el Hada de laMañana; porque yo, necesito mucho de mi oráculo: La Oruguita Mágica .

Si los aros de color fresa que adornan como lunares la punta de mi cola se encienden y apagan… yo se' que alguien, esta' en peligro. Entonces rápidamente debo auxiliarme de mi oruguita y averiguar qué esta' pasando...

Lleno de provisiones mi bolsa mágica adornada con flores silvestres y corro o salto hasta llegar al lugar donde necesitan de mi presencia. Pero si un brazalete de algas marinas y cristales verdes con destellos de brillantes resplandece en mi patita superior derecha, respiro tranquila porque todo esta en orden y puedo regresar a mi casa de Caramelo, situada en las orillas del manantial de los refrescos .

!Ah... y tengo una amiga. Es la abuelita Eufracia a la que quiero mucho.Y tu, quieres ser mi amiga o amigo? A mi me gustaria y a ti ?

Páginas vistas

Lo mas Popular ...

En You Tube

Para Escritores y Guionistas
Quieres aprender a escribir Libros, Guiones para Cine, Radio y Tv ? Yo te enseño!!! Es la idea y mi Objetivo ! Asi que ... Visítame e INSCRIBETE!